01.
Poemasamor

Se dice que el 1er amor no se olvida, es verdad, uno siempre lo trae presente. El Amor platónico nos ha hecho experimentar ese sentimiento único.

Poemas de Amor
02.
Poemasdesamor

No siempre salen las cosas como queremos, no siempre estamos con quién deseamos estar. Quizá alguien mejor aún está esperándonos.

Poemas de Desamor
03.
Poemasreflexión

Para esa persona muy especial en nuestras vidas, en esos momentos alegres, tristes, de emoción ó desilución.

Poemas de Reflexión
04.
Poemasamistad

En verdad estamos contigo, y siempre lo hemos estado, porque somos tus amigos y al igual que tú, pensamos que no hay otra cosa más valiosa que eso, Tú Amistad.

Poemas de Amistad
The reason why the replica watches uk design style is not to say that replica watches must be a very simple style of the watch, but the design replica rolex should be simple and generous, not too rolex replica complicated.

Listado de Reflexiones

Miércoles de ceniza

Catalina pensaba en el intinerario,ese día miércoles de ceniza,cuando suena el teléfono,ella está acostada, lo escucha y dice, ¡ah! No, no tengo ganas de levantarme,que conteste, Ana, así el teléfono siguió sonando,hasta que quedó mudo y Ana tampoco contestó,se vuelve a dormir Catalina y como a eso de las doce del medio día,se despierta,y asustada comenta,¡ ah! Ya son las doce y tengo que ir a la oficina,y grita a Ana, habla a tu Papá y dile que tengo que ir a la oficina,y ya es muy tarde,y ahí está Ana, bailando los dedos en las teclas del teléfono,y dice no contesta. Catalina se enoja, diciendo improperios en contra del papá, que nunca está cuando se le necesita,y pues ya ni modo ya no fui a la oficina. Pero mamá dice Ana puedes ir más tarde,¿ a qué hora cierran? ¡No lo sé! Contesta molesta Catalina,pero yo voy en la mañana,y Ana sigue marcando, parece que los dedos van de carrera en las teclas,¿ bueno? Se oye una voz leve del otro lado,y Ana dice no,no es la voz de mi papá,creo que me equivoque,y marque para otro lado. Catalina enojada se va para la cocina,con la intención de no hacer nada,pero de ver el cochinero se pone a lavar trastes,y ya para entonces a pasado hora y media,ya casi son las dos y cierran la oficina. En eso llega el papá y las dos lo acorrala a viva voz, ¡ pues donde estabas que tengo que ir a la oficina! Pues de volada que te lleve Ana,cómo de volada dice Catalina ni que tuviera veinte años,ando toda mareada,y para uno nunca tienes tiempo,pues es que andaba en misa,para la ceniza,pero resulta que era misa de muertos,¡cómo! ¿ cuáles muertos? Y tu dejas el trabajo por andar en misa,al medio día,pues los matados,¡cómo que estaban los muertos! ¿ que no los mataron hace tres días? Pues ahí, estaban. Catalina le dice,¿ a ver ya te pusieron la ceniza? Y el papá se quita la cachucha,para que Catalina vea que es cierto,que trae la ceniza en la frente,pero la verdad es que no se le veía,y él decía,mira,y Catalina ya por no llevar la contraria le dice, ¡ ah! Si,te la pusieron en el cabello. Siéntese papá que le voy a servir la comida,cuidado con esa chamarra no se valla a quemar,no, sino me quemo,bueno de todas maneras,no se arrime a la estufa,vámonos Ana que ya es muy tarde suplica Catalina.y ahí van mamá he hija,a la oficina,y poco después,un Sr, alto,de piel blanca y pelo negro dice, buenos días,¿ qué se le ofrece,? ¿ y qué asunto? Pues mire empieza Catalina a comentar,pues mire Sr, creo que aquí hay un error,al tiempo que le enseña unos papeles,pues si, contesta el empleado de gobierno,claramente se ve el error,usted tiene sus papeles en regla,pero por supuesto que aquí está el error,pero ya estamos en eso de arreglarlo,ya ve que aquí dice que ya van dos intentos,de arreglo, a ver si, ahora ya queda todo en regla,nada más es cuestión de tiempo. Pues si, dice Catalina espero que así, sea,porque es mejor arreglar,el error que hacer la solicitud, otra ves,porque estoy segura de que ya no pasa,así, es Sra, estoy de acuerdo. Y al tiempo que le entrega,los papeles y de que hizo el intento de ver en la computadora, nada más para despistar al cliente,y hacer que está atendiendo al solicitante de sus servicios. No pues aquí le sale otro nombre,no, diceCatalina no importa que salga otro nombre,yo soy Catalina Pérez,y la del error soy yo,no es otra persona que se llame igual que yo. Bueno pues entonces venga en agosto,¡ cómo! ¿ en agosto? Responde Catalina,bueno,dice el Sr del escritorio, firme y derecho,en una semana le hablo,esta bien Sr, buenas tardes y gracias, ande que le vaya bien,dice el empleado, satisfecho porque no arregló nada y por el momento ganó el gobierno, y cómo siempre pierde el pueblo. Y salen mamá eh hija de la oficina,y ya instaladas en el carro dice Ana,¡ay! Tengo dos llamadas perdidas de mi papá, ¿ y que quiere? Pues,no sé a lo mejor quiere que lo lleve al trabajo,ay. Pero este hombre que no deja que a uno lo atiendan,y mañana que tengo que ir al dentista,a la once,por más que les dice uno, no le hacen caso. Pero vamos a la Iglesia a ver a que hora hay ceniza,y ahí van por las calles de Caborca. El día es bonito y templado,y por un minuto no se ve polvo en la ciudad del desierto. Ana entra a la Iglesia a informarse pero están las puertas cerradas nada más está abierta media puerta donde cabe una sola persona,y se encuentra a una Sra quien le informa que los horarios de tomar ceniza están en el Facebook, porque poner los avisos en cartulina ya es anticuado,bueno y los viejos que no sabemos mover esa maquina, ¿ cómo la vamos a saber? Rezonga Catalina y se ríe Ana,y le da vuelta al volante y enfila el carro a casa,donde se encuentra el papá desesperado,¿ qué quiere papá que me marcó dos veces por teléfono? Nada nomás quería saber si, las habían atendido, ya les dije que a las siete y media van a poner ceniza,pues que sean a las seis o a las siete yo voy a las cuatro,dice Ana,y nos vamos a pasear toda la tarde. Bueno pues llévame al trabajo y luego yo te hablo para que vayas por mi.vamos a comer mamá porque ya van a ser las cuatro y se sientan a comer después de ayunar todo el día,por orden del padre,que dice que se debe de ayunar,y dio la explicación del porqué,para acompañar en el sufrimiento a Jesús,y es así, como todos los días lo acompañan,porque se levantan tarde y no desayunan. Que le sirvo mamá, “ atún o ejotes “ de los dos, pero apúrate que falta media hora para las cuatro. A mi, el atún no me gusta dice Ana, y parece que me va a tocar, además el padre dijo que no debemos comer de más,que todo el día comiéramos poquito,que lo correcto del ayuno es que las tripas chillen de hambre, para que se nos quite la soberbia y encontremos la paciencia,si, es que la perdimos y con acompañar a Jesús en su sufrimiento,la rescatamos para el bien de uno mismo. Todas esas reglas las había puesto el domingo anterior,y como todos los problemas se juntan en el mismo día,en este caso fue la oficina y la ceniza y no hubo tiempo de hacer, capirotada,y ni siquiera unas torrejas, porque cuando la gente anda mucho en la calle,no tiene tiempo de nada,y Ana Y Catalina,tuvieron que comer puros ejotes,y se fueron a las cuatro a la Iglesia,apúrate no me gusta llegar tarde a la explicación,de la ceniza,dice Catalina y Ana le hace segunda,si, nada más va a ser una ceremonia,por eso no quise venir a las siete,porque va a ver misa. Y al llegar a la Iglesia encuentran que otra ves es misa,y cual no seria la sorpresa,que había otro muerto,y dicen al unísono,¡ cómo no, puede ser que hay misa y otro muerto! El padre siguió con la misa y dijo,en la explicación de la ceniza y por poco se olvida de nombrar al muerto,nada más se acordó de decir,hermano José ya estas en la casa de Dios donde hay muchas habitaciones, rodeadas de luz, y siguió diciendo,que se lave la cara el prójimo, para que el vecino no se de cuenta y diga este ayunó y cuando dé, algo,que la mano izquierda no sepa lo que dio la derecha,y por ultimo,que se cure el prójimo de la hipocresía, que rezar por la plaza para que los demás vean, es pecado,es más que se encierren en un cuarto a rezar,y sin siquiera mover los labios para que si Dios ya sabe lo que estamos pensando,que así,lo acostumbraban los judíos,y hay,que acatar las reglas de Moisés que son las mismas,en tiempos de Jesús,nada más que con él se convirtieron en un desbarajuste,y andaban los judíos rezando por la plaza,pero nada más para que los vieran, no por agradar a Dios. El padre rezó por todos los santos,y de pronto se acordó de José Martín el muerto, pero no, por el Obispo y los dolientes a quienes no les dijo una palabra de aliento,por su parte también los dolientes habían dejado la tristeza en casa,y risueños saludaban en la misa,sin llanto alguno, se confundían con los demás fieles,y Catalina por más que voltea a para todos lados no veía gente compungida y cayó en cuenta que en estos tiempos ya ni chiste tiene morirse,pero reaccionó al oír que el padre dijo, polvo eres y en polvo te convertirás,y Catalina al escuchar estas palabras,rápido cambia de escenario y mira hacia la caja, y le llamó la atención el arreglo floral, que lucia una hermosa banda que decía, familia de tal. Inclinen la cabeza para darles la bendición, Padre, Hijo, y Espíritu Santo,que pasen un bonito fin de semana,que ya pasamos la semana con fuerza,ahora que los dolientes retiren al muerto y hagan fila para ponerles la ceniza,los dolientes después que la tomen, todavía falta la de las seis y siete y media. Ana y Catalina salen de la Iglesia,y se van a la plaza,y como bien dijo Ana, pensaba en pasear,¿ a donde la llevo mamá,? Pues nada más aquí,me siento muy cansada, pues es porque no hace ejercicio y no tiene condición con eso que nomás se la vive en la cama escribiendo,venga a ver que venden en los puestos,desde aquí los veo y no son más que dulces,y en la casa tengo. Esto lo dice después de echar un ojo a los puestos. Y ahí está Catalina en una banca sentada al lado de Ana,y se entretienen un rato, cuando dice Catalina ven vamos a dar una vuelta a la plaza,siquiera para verla de día ya que de noche no veo. Pero es una plaza muy fea mire como está en sombras,bueno aquí hay una banca en la sombra deja que me siente se me hace que el marcapasos no me sirve,me siento muy cansada no puedo caminar,y día tan bonito y templado, mira dice Ana, te voy a explicar, no es el marcapasos, eres tú por la edad,te cansas y el marcapasos nomás te ayuda, por eso te digo que no me ayuda,no puedo caminar, me siento cansada y mareada. Y a pesar que el padre dijo, nada de criticar a la gente,y no comer carne,madre he hija hablaron de que Sutana ya lleva dos maridos,y fulana se lleva muy bien con el que tiene,y así, mira ese hombre que largo,y como camina,y ese otro paseando en la plaza en bicicleta,y todos nos ven, mamá, ¿no te has fijado? Mejor vámonos que nosotros aquí no encajamos,y eso que no andamos arregladas. Pues porque crees que no suelto la bolsa,pero, ¡ va! Nosotras también tenemos derecho de estar en la plaza,ay ese Kiosco,no me gusta me parece muy acabado,y los transeúntes siguen volteando a la banca,donde están Mamá he hija. Más de pronto aparece un vendedor de dulces y dice Madre mire traigo caramelos,catalina que ya sabe quienes son esa clase de comerciantes,le pregunta, ¿ de qué centro viene usted? El vendedor dice,ustedes se parecen,nos volteamos a ver las dos,y Catalina le dice a ver diga,quien es la mamá, y el vivaracho y sonriente hombre,dice, pues usted es la hija y ella la mamá,y soltaron todos la risa y contesta la pregunta, pues yo vengo del centro” Santa Cecilia “ para esto ya son las seis,y la plaza se va quedando en sombras,el poco sol que todavía no muere se asoma entre los árboles,ya muy opaco,igual que los árboles qué aunque están grandes,están muy descuidados,y el brillo está por su ausencia,en eso suena la campana de la Iglesia,y asombradas se preguntan, qué ¿será otro muerto? Dice Ana, no lo creo contesta Catalina,a de ser el rosario,saca el celular y ve que son las cinco cincuenta,cuando se escucha la segunda llamada,y lo curioso es que la tercera ya no la escucharon,porque dijeron vámonos tengo mucha sed,y miraba hacia la neveria, pero se le quitó la sed,al acordarse,que un día no muy lejano compro una nieve y le salió una mosca,y pues ya dice Catalina, vámonos a casa,¿ pero no quiere nada mamá? Pues qué, en este pueblo no hay ni que comer,pura carne y para colmo es miércoles de ceniza,y tengo que llevar a cabo mi costumbre de ayunar,que tampoco nos cuesta nada sufrir por Jesús,pero si quieres vamos a la panadería,a comprar bolillo,a ti te gusta con leche,aunque sea ya que no hicimos capirotada,y para que si en esta casa nadie come azúcar. Y resulta que anduvieron en dos panaderías,y no había birote y Ana dice de seguro todos hicieron capirotada en este pueblo,no lo creo,comenta Catalina, si todos andaban con los muertos,y tomando ceniza,ay, compra un cochinito y un polvorón,con eso y un café con leche tengo,recuerda que el padre dijo,que tenemos que quedar con hambre aunque nos gruñeran las tripas y que todo era por sufrir por Jesús.
.